PSOE YEBES

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Comunicados/cartas
Comunicados

Enemigos públicos

E-mail Imprimir PDF

 

Casi un año de indagaciones que se dirimen en un folio. La Fiscalía de Guadalajara ha archivado las diligencias que en noviembre de 2013 abrió contra Joaquín Ormazábal a raíz de la denuncia interpuesta por el secretario-interventor de nuestro Ayuntamiento al no considerar constitutivas de delito las pruebas aportadas con las que se le pretendía imputar los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos. Y no por menos esperada, la resolución judicial deja de ser una estupenda noticia. Que despeja cualquier atisbo de duda que algunos se han encargado de airear.

 

Para los que conocemos el percal, no había lugar a la sorpresa. Estábamos convencidos que la denuncia en cuestión no iba a prosperar. Simple y llanamente, porque no había fundamentos.

 

Y lo decimos con conocimiento de causa. Aunque no compartimos las mismas siglas políticas, a pesar de no estar siempre de acuerdo, a sabiendas de las discrepancias que nos separan y las coincidencias que nos unen, si de algo podemos dar testimonio es de la honradez y honestidad del alcalde de Yebes. Primero, porque jamás nos ha dado motivos para pensar lo contrario. Y en segundo lugar porque, en caso de haber sido nosotros los denunciados, ellos tampoco nos hubieran dejado en la estacada. Al fin y a la postre, si Joaquín hubiera incurrido en alguna falta no solo sería atribuible a su persona; habría que hacerla extensiva al resto de los concejales que integramos el equipo de Gobierno.

 

A nadie se le escapa que esa denuncia ahora desestimada iba dirigida contra la línea de flotación de este Gobierno. Y si me apuran, contra todos y cada uno de los vecinos y vecinas de Yebes y Valdeluz.

 

Entre otras cosas, porque entre los reparos de Intervención que el denunciante aportó como pruebas para argumentar su acusación estaba el contrato del servicio interurbano de transporte por autobús. Una de las reivindicaciones más aclamadas por los ciudadanos de este municipio. Por si acaban de incorporarse como vecinos de pleno derecho, deben saber que de los 43 autobuses que cada semana efectúan parada en Yebes y Valdeluz, veintiocho son sufragados por este Ayuntamiento, es decir, más del 65%. O lo que es lo mismo, con los impuestos de todos y cada uno de nosotros.

 

De haber prosperado esa demanda, al alcalde se le hubiera abierto juicio sumarial por haber firmado las facturas que permiten que, cada día y desde hace tres años y medio, dispongamos de un servicio digno de autobuses. Un servicio que hasta entonces era ridículo. Vamos, lo que se dice una soberana chapuza. El Partido Popular creyó que con dos autobuses diarios de bajada y tres de subida había bastante. Y los fines de semana, que cada cual se buscase la vida como buenamente pudiera. Como lo oyen. Cinco, ni uno más ni un menos. Esas eran las circulaciones que pagaba la Junta de Comunidades, que es la que ostenta las competencias en la materia. En eso precisamente basaba el secretario una de las premisas de su denuncia. Las mismas atribuciones que tiene el Gobierno de Mª Dolores de Cospedal en materia educativa, dicho sea de paso. Con la diferencia que los autobuses son una inversión que podemos asumir. Lo del colegio ya son palabras mayores.

 

Al anterior gobierno del PP le costó alguna que otra manifestación vecinal esta reclamación. No sirvió de nada. Preocupados por acumular liquidez en el banco, no estaban por la labor de gastar los dineros en dar servicios a los vecinos. Aquello no iba con ellos. Había que conformarse con ver pasar de largo los autobuses que nuestro vecino Horche prestaba con cargo a sus presupuestos. Con cara de bobalicones. Saldo de ricos, servicios de pobres. Así es el modelo de gestión del Partido Popular.

 

¿Qué hubiera ocurrido en el hipotético caso de que hubiese salido adelante la demanda? Pues al margen de las responsabilidad personales, que tendríamos que haber suspendido de manera fulminante el servicio de autobuses. Por no hablar de la Escuela Infantil Municipal cuya apertura, que cuenta con todas las bendiciones de la Junta de Comunidades, el denunciante ponía en tela de juicio. O las casetas que en fiestas se ponen a disposición de las peñas y que el secretario reparó al entender que no era necesario el equipo de aire acondicionado que llevan incorporado. Sin comentarios. Reír por no llorar.

 

Como diría aquel entrañable anciano de Majaelrayo en el anuncio, ¿y el PP de Yebes que opina de esto? Pues la callada por respuesta. Porque son de esos que tiran la piedra y esconden la mano. Ellos que tanto han cacareado durante estos meses. Que han hecho hábito de esas amenazas con las que amagan y que nunca cumplen. Ellos que se dedican a mirar a las musarañas mientras otros les hacen el trabajo. Ellos que no satisfechos con esa dejadez, se permiten emitir juicios de valor sobre los demás e insinuar la comisión de supuestos delitos en artículos y comentarios infumables. Sin vergüenza ni medida, fieles a su estilo.

 

El alcalde ha exigido a Manuel Vioque y Ángel Álamo que entreguen sus actas de concejales para que sean otros los que representen a sus votantes. No sin antes pedir públicas disculpas por las injurias vertidas durante estos meses. Pero no tienen ni las agallas ni la dignidad necesaria para hacerlo. Porque con la credibilidad por los suelos y en retirada como están, solo les interesa la provocación y la trifulca. Ahí se desenvuelven a pedir de boca. Que no cuenten con nosotros.

 

Última actualización el Jueves, 06 de Noviembre de 2014 10:53
 

La naturaleza del escorpión

E-mail Imprimir PDF

 
 LA NATURALEZA DEL ESCORPIÓN

 

Tras una prolongada desaparición de la escena política, el Partido Popular de Yebes ha vuelto a hacer acto de presencia por boca de su portavoz Manuel Vioque. Con los modos y artimañas que acostumbra, que no son otros que el desprecio y la indecencia. Cual elefante en cacharrería.

Nos lo han escuchado decir mil veces. En la confrontación política hay determinadas líneas que bajo ningún concepto deben rebasarse. Una de esas rayas infranqueables es la figura del vecino, al que no se le debe perder nunca el respeto. Tenga o no razón, esté o no equivocado, jamás debe usarse como arma en la lid política y, sean cuales sean las circunstancias, convertirlo en blanco de las críticas furibundas del político de turno. Es una práctica insana e inmoral.

Pues eso es ni más ni menos lo que ha hecho el PP de Yebes por obra y gracia del sr. Vioque: mentar a una respetable vecina con familia, nombre y apellidos, con el ruin propósito de poner en solfa la gestión del Gobierno municipal.

Una miserable estrategia que no es la primera vez que sale a colación por estos pagos. Refresquemos un poco la memoria. Fue en la anterior legislatura cuando el entonces teniente de alcalde, del PP para más inri, hizo gala de su verborrea para poner de vuelta y media a un vecino cuyo único pecado fue criticar la postura del Ayuntamiento para con el colegio ‘Luz de Yebes’. Le llamó poco menos que muerto de hambre y que lo que estaba haciendo era solo buscarse los garbanzos. Al fin y a la postre, el hombre era parte implicada en la situación del colegio, que incluso estaba sufriendo en sus carnes.

Y aún hay un episodio más reciente. Tras los insultos y amenazas de muerte contra el alcalde y teniente de alcalde con los que Yebes se despertó hace poco más de un año, reproducidos en las inmaculadas paredes del pueblo, al Partido Popular le faltaron agallas para condenar sin paliativos la acción de aquellos grafiteros indeseables.

Y ahora salen con estas. Haciendo un uso despreciable de una información previamente adulterada por alguna mente retorcida. En el cenagal en el que el PP ha convertido la política municipal han metido a una vecina que, de la noche a la mañana, se ha visto salpicada sin comerlo ni beberlo, tal y como ella se ha encargado de aclarar, en un asunto que es un mero error administrativo. Podría tratarse de una bravuconada más del señor Vioque. Si no fuera porque estaba al corriente de la génesis, desarrollo y resolución del asunto, del que se dio cuenta con pelos y señales en el Pleno.

Se trata pues de una maniobra premeditada y con mala fe. A sabiendas y con toda la intencionalidad del mundo. A conciencia y sin importar el daño que se pudiera ocasionar a una vecina cuyo yerro había sido percibir una exigua remuneración a cambio de prestar un servicio a nuestra comunidad. Por cierto, muy alabado por las madres y padres y que hizo las delicias de los participantes. De aportar su grano de arena con una actividad creativa y entretenida para la que está perfectamente cualificada. Los talleres que supervisó fueron un rotundo éxito, fruto sin duda de su buen hacer y experiencia, que se pusieron en marcha por expresa petición de los vecinos.

Una de las consecuencias que puede acarrear la salida de pata de banco del señor Vioque es la posible suspensión de esos talleres, que iban a tener continuidad a partir de mediados de este mes y durante todo el curso escolar. Tal y como manifiesta en su escrito, la afectada ha decidido plantearse seriamente su colaboración debido al daño irreparable que se le ha ocasionado. No estaría de más que el Partido Popular de Yebes utilizase los mismos medios que ha empleado para echarse al monte, en pedir disculpas públicas a la vecina mancillada. Aunque ese no es el estilo de estos, que hacen santo y seña del ‘calumnia que algo queda’.

Pero resulta que la treta orquestada por el PP tiene otro trasfondo sin desperdicio que describe con meridiana claridad la manera de hacer política de esta tropa. Si tan convencidos están de que su versión de los hechos es la que vale y en verdad pueden ser constitutivos de delito, ¿a qué esperan para acudir al Juzgado de Guardia más cercano? Pero no. Ellos son de los de tirar la piedra y esconder la mano. De amagar con la amenaza y esperar a que escampe. Hasta que el daño termine haciendo callo. Pero aquí han pinchado en hueso duro. En Yebes y Valdeluz se han ganado a pulso el nulo predicamento que tienen entre la ciudadanía.

El control y fiscalización de la acción de gobierno es uno de los cometidos de la oposición. Es lo que marcan los cánones. Claro que para eso es necesario dedicar tiempo y ganas. Y ni una cosa ni la otra le sobran a los Vioque y compañía. Es mejor recurrir a la prensa, esparcir la basura para que huela y esperar tranquilamente en el sofá a que dé los frutos apetecidos.

Y no es de ahora. Como si fuera ayer nos viene a la memoria uno de los primeros Plenos de este mandato en el que se les recriminó que emplearan de forma reiterada la ladina máxima que la historia atribuye a Goebbels, ministro nazi de propaganda, de que ‘una mentira mil veces repetida se convierte en verdad’. Comportamiento este que practican hasta la saciedad y que incluso les recriminan los propios vecinos en los foros sociales. Ese sentir fue resumido de forma brillante por un usuario hace pocos días: ‘todas las afirmaciones que haga el señor Vioque en nombre del Partido Popular solo pueden ser tomadas como ciertas mediante un profundo acto de fe’. Y añadimos de nuestra cosecha: ‘pues nada de lo afirmado se basa en hechos ciertos y probados, sino en la inquietante y desesperada necesidad que tiene el PP de Yebes de agarrarse a un clavo ardiendo con tal de echar por tierra los logros conseguidos en estos tres años”. Por nosotros, pueden tirarse otros seis meses en el ostracismo. No les echa de menos ni el Tato. 

 

 

Última actualización el Miércoles, 10 de Septiembre de 2014 09:57
 

Tú mueves Europa

E-mail Imprimir PDF
Última actualización el Jueves, 24 de Abril de 2014 07:14
 

Se exige la dimisión de los ediles de la oposición y del portavoz del PP por “decencia, ética, dignidad, vergüenza y respeto a sus electores”

E-mail Imprimir PDF






 
 El PSOE de Yebes y 40 Compromisos exigen la dimisión de ambos ediles y del portavoz del PP por “decencia, ética, dignidad, vergüenza y respeto a sus electores

 

  Ernesto Díaz y Pedro Doctor utilizan sus actas de concejales

  para “tomar el pelo” a los ciudadanos

  de Yebes y Valdeluz 

 

 Con su negligencia y desidia por los asuntos municipales, Ernesto Díaz y Pedro Doctor Yuste se han convertido en un “cero a la izquierda” y no son dignos de representar a los ciudadanos que les eligieron, de los que se están burlando al eludir sus responsabilidades en el Ayuntamiento de Yebes. El primero no ha comparecido en siete de los últimos nueve Plenos, mientras que el segundo lo ha hecho en cuatro. El PSOE de Yebes y la agrupación independiente 40 Compromisos han exigido la devolución de las actas de concejales electos a estos dos ediles no adscritos por “tan indecente dejación de funciones” para dar paso en este último año del mandato a otros miembros de las candidaturas de 40C y el Partido Popular por las que concurrieron, “que quieran trabajar por el municipio y aportar soluciones y proyectos para su desarrollo”.
 
 Ambas formaciones han calificado de “impresentable” que dos ediles que fueron elegidos en otras listas y que abandonaron sus filas por supuestas diferencias éticas, se empeñen en mantener sus actas de concejales “contra viento y marea” sin representar a nadie. En este sentido, han puesto de manifiesto que desde que se suprimieron las dietas de 100 € por asistencia a Pleno a los miembros de la Corporación como medida de ahorro, la presencia de Díaz y Doctor “brilla por su ausencia”. 

 La gota que ha colmado el vaso ha sido el anuncio que el pasado 27 de marzo hizo Ernesto Díaz al Pleno a través de un mensaje de correo electrónico en el que solicitaba que a partir de ahora ‘se me notifique o haga llegar la convocatoria a Plenos vía correo electrónico en formato digital, ya que actualmente ya no estoy empadronado en el municipio y en el mes de abril tampoco residiré en él’. José Antonio Real, secretario de la Agrupación Local del PSOE de Yebes, considera “un insulto inaceptable y una falta de respeto” que Ernesto Díaz pretenda mantener su acta de concejal “en representación de unos ciudadanos a los que no tiene como vecinos”.

 Vidal Gaitán ha recordado que estos dos ediles son los que “tenían intención de celebrar reuniones asamblearias para ser la voz de los vecinos”, cuando en realidad lo que están haciendo es “darles la espalda”. El portavoz de 40 Compromisos ha asegurado que “una cosa es predicar en las redes sociales y otra muy distinta dar trigo para incumplir sus propias promesas”. En este sentido, ha opinado que para defender los intereses de los ciudadanos de Yebes y Valdeluz “hay que estar en la calle”, responsabilidad que no se puede ejercer “con ayuda del mando a distancia”. “¿Qué legitimidad tiene un concejal que ha abandonado su grupo político, que no asiste a los Plenos, que no reside en el municipio y que incluso ha renunciado al empadronamiento?”, se ha preguntado.

 Para no ejercer sus responsabilidades de concejal, Pedro Doctor Yuste ha recurrido a excusas “peregrinas y rocambolescas”. Sin ir más lejos, en el Pleno de presupuestos del mes de diciembre el edil no adscrito envió un correo cuando ya se había iniciado la sesión excusando su asistencia porque se encontraba en Alcalá de Henares y su vehículo no arrancaba ‘por un motivo desconocido’. “Si le quedara un ápice de dignidad y vergüenza torera, el señor Yuste debería presentar su dimisión irrevocable de forma inmediata y dejar paso a otro concejal que quiera arrimar el hombro”, ha afirmado Real.

 La excusa más habitual que han esgrimido ambos concejales para ausentarse de los Plenos en este último año y medio es la incompatibilidad laboral, derecho que está reconocido en el ordenamiento jurídico. Vidal Gaitán ha recordado que en el Pleno extraordinario del 27 de noviembre no faltó ningún edil de la oposición, cuya convocatoria habían solicitado para forzar la resolución del contrato con la empresa que gestionaba el colegio ‘Luz de Yebes’. “No tienen inconveniente en actuar de comparsas para defender espurios intereses de terceros y desprecian los asuntos de interés general”, ha afirmado el portavoz de 40C, que ha reclamado la necesidad de que en el Ayuntamiento de Yebes haya una oposición “seria, constructiva y responsable” para ejercer esa legítima labor.

 El PSOE de Yebes y 40 Compromisos han hecho extensiva esta petición de dimisión a Manuel Vioque, “por las reiteradas faltas de respeto al Pleno que ha protagonizado” como consecuencia de la “obsesión y manía persecutoria” que demuestra hacia el alcalde y varios miembros del equipo de Gobierno. En la sesión que se ha celebrado el pasado 27 de marzo, el portavoz del Partido Popular se incorporó tarde y apenas estuvo tres minutos y medio en el salón. “Su fugaz aparición fue vergonzosa e impropia de la condición de concejal. Como persona puede hacer lo que le venga en gana, pero no puede obviar que representa a decenas de ciudadanos, a los que ha decepcionado y abandonado a su suerte”, ha denunciado Gaitán. El portavoz de 40C ha vuelto a cuestionar la legitimidad que asiste a Vioque, “que se ha dejado la mitad de sus concejales por el camino” y que desde su “ascenso sorpresivo y meteórico” en una entidad financiera, ha delegado la responsabilidad de representar al PP en el único edil que le queda en su grupo.
 
Desde el Partido Socialista y la agrupación independiente se exige a estos tres concejales de la oposición que, “por decencia, ética, dignidad, vergüenza y, sobre todo, respeto” a los electores del Partido Popular y 40 Compromisos, “dejen paso a los que sí quieren trabajar por y para los ciudadanos de Yebes y Valdeluz”.  

 

 

Última actualización el Domingo, 13 de Abril de 2014 18:40
 

El timo perfecto

E-mail Imprimir PDF

EL TIMO PERFECTO

Por José Miguel Cócera Mayor

 

 

Corre un bulo interesado, una esperanza truncada. Un sueño que es de todos, un caramelo envenenado. Suena hasta irresistible: ‘colegio en un año’. Escribo estas líneas a la hora del primer café. Apenas asoman las luces del alba y mi perro no me da más cuartel. Mientras preparo el desayuno, visualizo la receta del timo perfecto. Esa que proclaman algunos de que podremos tener colegio en un año en las instalaciones del ‘Luz de Yebes’ si entramos por el aro.

 

Los ingredientes básicos, de manual, son el engaño, la insidia y el patrimonio. El método se ajusta como un guante a las peculiares circunstancias de Yebes y está salpimentada de aliños emocionales. Suculento caldo de cultivo en un municipio que tiene la necesidad acuciante de escolarizar a más de medio millar de niños en feudo propio, alberga la esperanza de hallar una solución a corto plazo y detesta los daños colaterales de la pérdida de la oferta educativa, uno de sus atractivos primigenios.

 

Comprendo que haya vecinos con hijos preocupados por la situación. Sin ir más lejos, el que suscribe. Y que se aferren a un clavo ardiendo por tener educación a las puertas de casa. Caiga quien caiga. Terreno abonado para los que dejaron el municipio como un erial. O sea, el Partido Popular. Que se jacta de que puede hacerse en un santiamén. “¿Lo quéres?, lo tenés”, que diría el agorero vestido de tango. Es legítimo que las familias con prole saboreen y ‘compren’ la receta mágica de los cocineros de turno. Sin el menor recato y haciendo gala de una impericia supina, pretenden que el Ayuntamiento se quede con las instalaciones a medio construir del ‘Luz de Yebes’ para, en apenas nueve meses, tener un colegio para todos y hasta una Escuela Infantil.

 

La primera pata de esta estafa, el engaño, consiste en plantear dos variables en una ecuación tramposa para que los vecinos crean que hay que elegir entre dos opciones: o edificio multifuncional o rescate del colegio. Craso error. El Gobierno municipal no se decanta por uno en detrimento del otro. Nada tiene que ver la prudencia a la hora de recuperar la concesión administrativa con los planes para construir un edificio que destinará más del 80% de la superficie a servicios a la ciudadanía, entre otros, a la Escuela Infantil. De momento solo es eso, un proyecto.

 

La segunda piedra angular y acaso el sillar sobre el que se sustenta ese hilo argumental, el sí o el no del rescate, está en manos de la juez que instruye la liquidación del procedimiento concursal del colegio ‘Luz de Yebes’. Dice el Partido Popular y sus correligionarios que, al amparo de la ‘doctrina de los actos propios’, de la insidia, ese rescate apenas costaría 3’5 millones de euros a las arcas municipales. Solo para entrar por la puerta, que no es lo mismo que quedarnos con los derechos sobre la propiedad, el solar y la construcción a medias. Una soberana mentira. Porque ni el Gobierno municipal ni la oposición saben a ciencia cierta cuál es la estimación económica de ese usufructo. La decisión sobre la valoración del inventario de bienes le compete única y exclusivamente a la magistrada. Que deberá determinar la cantidad de euros para hacer el cálculo del valor de rescate. Las cifras que barajan los Administradores Concursales llegan hasta los 22 millones de euros. Y les aseguro que si el Ayuntamiento tuviera que hacer frente a la mitad de esa cantidad, dela que no dispone, estaría hipotecando el futuro de Yebes y Valdeluz y de sus vecinos para unos cuantos lustros.

 

La tercera y última pieza de este marrullero puzle es el patrimonio. Imaginemos por un momento que el rescate se lleva a efecto y nos quedamos con el colegio. Somos dueños de un flamante solar repleto de deshechos y un edificio a medio construir. ¿Qué hacer? La primera opción es ofrecérselo en bandeja de plata a la Junta de Comunidades. ¿Alguien se cree a estas alturas que una Administración que ha sido incapaz de arrimar el hombro para poner en marcha el Centro de Atención a la Infancia tiene intención de quedarse con un edificio a medias y una hipoteca de 24 millones de euros? La esperanza es lo último que se pierde. Pero no hay de qué preocuparse. Para nadar en las procelosas aguas de la maldita realidad ya está este equipo de Gobierno.

Ni por asomo el Gobierno de Mª Dolores de Cospedal tiene intención de entrar a ese trapo. Pero como somos tan ingenuos en esto de gobernar y nos creemos que todo el monte es orégano, hemos remitido sendas cartas a la Presidenta regional y al consejero de Educación para ponernos a sus pies y, de paso, hacerles la ola, si acceden a quedarse con el ‘Luz de Yebes’, como sugiere el sr. Vioque, y abrir un colegio público en el curso 2014/2015. Ni que decir tiene que estamos ansiosos ante la respuesta. ¡Qué digo!, convencidos de la bonhomía de unos gobernantes acostumbrados a pisotear ‘los actos propios’, lo mismo que hacen con el resto de sus promesas. ¿O todavía lo dudan?

 

Y si la Junta de Comunidades no acepta el regalo, ¿cuál es la alternativa? ¿Para qué habrá servido esquilmar los recursos económicos del Ayuntamiento? ¿Qué opinarían los vecinos si los vestigios de ese solar inacabado y su esqueleto póstumo perdurasen por los siglos de los siglos porque no fuimos capaces de esperar a la sentencia de la juez? ¿De verdad creen ustedes que abundan los inversores dispuestos a afrontar una hipoteca tan escandalosa como la que pende sobre la concesión e invertir una ristra de millones para terminar nuestro particular ‘Valle de los Reyes’?

 

Antes que concejal soy padre de familia. No en vano, mi hija fue una de las primeras alumnas de la clase de 3 años en el ‘Luz de Yebes’. Me apena tanto como a ustedes el cierre del colegio y anhelo tanto como ustedes que haya un centro público en nuestro municipio. Y cómo no, una Escuela Infantil. La diferencia estriba en que yo no creo en la palabra de quienes ahora vociferan por un rescate disparatado y tramposo. No confío en aquellos que condenaron a su suerte al municipio. Y me sorprende y exaspera por igual que haya quien se cree a pies juntillas ese discurso. El de los que nos engañaron, incluso a sus propios votantes. Que siguen estafando al país con sus recortes, sus sobres y sus mentiras. Habrá que recordarles a los amigos de la señora De Cospedal que este Ayuntamiento solicitó en su día la renovación del convenio de gratuidad. De aquello nunca más se supo.

 

Pues ya lo saben. Que tengamos un colegio público en poco más de nueve meses está en manos de la Junta de Comunidades y de su respuesta a nuestra petición. No sé a uds. pero a un servidor se le antoja una temeridad tener que volver a confiar en aquellos que ya engañaron una vez a los vecinos al crear un problema jurídico de primera magnitud donde no lo había con la aprobación de una concesión para un colegio privado concertado. Lo que aún no sabemos es si en aquella decisión, el Partido Popular y todos aquellos que muñeron la aprobación de semejante disparate, se apropiaron de algo más que de la voluntad del Pleno. Con estos, ni a la vuelta de la esquina.

 

 


Página 6 de 19