PSOE YEBES

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Autobuses

E-mail Imprimir PDF
 
Psoe YebesDesde el momento mismo de la constitución de esta Agrupación socialista, hemos expresado públicamente nuestra disposición a colaborar en lo que se precise, mano a mano con los actuales gestores municipales, así como a realizar una crítica constructiva. Pero créannos si les decimos que se nos está haciendo harto difícil mantener nuestra postura. Difícil por el poco espíritu demostrado por nuestro consistorio para hacerse eco de las demandas, ya no nuestros, de los vecinos. Difícil por la cantidad de frentes abiertos que tiene nuestro Ayuntamiento.No les basta ya con los problemas, que a lo largo de estos dos escasos años de legislatura, han ido generando, ya no tanto por mala fe, si no por manifiesta incapacidad de llevar a cabo hasta el más nimio de los proyectos, más bien da la impresión de que se recrean en crear conflictos donde no los hay. 

Nos encontramos, en estos momentos, repetimos, con tan solo dos años de legislatura, con un clamor vecinal, presentación de firmas incluidas, con el transporte como fondo. La falta de voluntad, el enrocamiento en posturas legalistas y la escasa capacidad de dialogo que están demostrando, mucho nos tememos, va a acabar con un enfrentamiento vecinos-ayuntamiento, que, lamentablemente, ya ha asomado en forma de reprobables y cobardes pintadas, tanto en espacios públicos como en propiedades privadas.
Nuestro Ayuntamiento está dispuesto a hacerse cargo de los gastos que conlleva un servicio de transportes, siempre y cuando la Delegación de Ordenación del Territorio, competente en estos temas, les autorice. Eso, que a simple vista puede parecer una postura coherente de nuestro consistorio, oculta una trampa que a ojos del profano no se detecta. Lo que el Ayuntamiento de Yebes está pidiendo, es que el órgano competente, esto es, la nombrada Delegación de Ordenación del Territorio, delegue en un municipio sus competencias o dicho de otro modo, que haga dejación de las funciones que por ley les corresponde. Esto es, a todas luces, completamente ilegal y nuestro Ayuntamiento lo sabe. La Delegación de Ordenación del Territorio, jamás podrá autorizar algo por el estilo. Si así lo hiciera, estaría incurriendo en un delito.

Entonces, solo cabe preguntarse, ¿porqué se empecinan en eso y no buscan soluciones alternativas, como las que otros municipios de nuestro entorno han habilitado, y que sin estar completamente en el marco estricto de la norma, no vulnera esta. O en román paladino, soluciones que sin ser, como se dice falsamente, “ilegales”, se pueden considerar tan solo “alégales”, esto es, sin posibilidad de ser punibles ante la ley. Y ya puestos a preguntarse, ¿Qué nombre recibe el transmitir dicha `postura a los vecinos sin explicar todo el proceso?, ¿sin explicar el porque la demanda del ayuntamiento es un imposible?. Machado lo definió perfectamente: “Dijiste media verdad? / Dirán que mientes dos veces / si dices la otra mitad”.

Lo único cierto, lo que se desprende de todo este asunto, es que no entra dentro de la voluntad de nuestro consistorio el dar una solución al problema del transporte.

Cabe preguntarse por tanto el porqué.

La única explicación que se nos ocurre, tirando de sentido común, es la económica. Entendible, hasta cierto punto, si las arcas municipales estuvieran vacías. No es el caso. De todos es conocida la boyante situación económica de nuestro Ayuntamiento. E inclusive, como comentamos, ha expresado su voluntad de hacerse cargo de los gastosEntonces, si medios hay, ¿cuál puede ser el problema?.

Si, la ley. De nuevo la ley. Hay tanto miedo en incurrir en quien sabe que infracciones, que se produce un colapso, una paralización, que nos tiene donde nos tiene y sin visos de darle una salida al problema. Por lo menos si la solución tiene que venir de esta corporación.Sin embargo, como hemos comentado antes, todos sabemos que la solución que otros Ayuntamientos vienen poniendo en práctica sin ningún problema y que es la que los vecinos con sus firmes les demandamos, no es ilegal, como pretenden hacernos creer desde el consistorio. Ellos lo saben, como lo sabemos el resto de los ciudadanos, ¿Por qué por lo tanto buscan el amparo de una supuesta irregularidad para negarse a las peticiones vecinales a sabiendas de que dicha irregularidad no existe?Si hay dinero, si según dicen, están dispuestos a correr con los gastos, si saben que el planteamiento que le hacen a la Delegación de Ordenación del Territorio es inasumible legalmente por esta, si les consta asimismo que la solución que otros municipios dan a este problema es perfectamente legitima…¿a que conclusión debemos llegar?.

De nuevo, lo único que lo justifica es el tema económico. Pero ya no la escasez, al contrario, el exceso. Acumular dinero en el banco para que, en un principio, es lo único sabido, rente al Ayuntamiento unos ochocientos mil euros. ¿Nos encontramos entonces con una versión moderna del cuento de la hormiga y la cigarra?. No lo sabemos y de ser así, tampoco lo entendemos. El dinero, en un municipio, debe servir, siempre, sin excepción, para dotar de servicios y hacer la vida más fácil y cómoda a los ciudadanos. Eso es un axioma que no admite discusión……normalmente, porque lo de nuestro Ayuntamiento, de normal, tiene muy poco.

Como decimos, en un principio y salvo datos en contrario, les presuponemos buena fe en todas sus actuaciones, no tenemos ni queremos dudarlo.Sin embargo, tanto empecinamiento en gastarse lo menos posible de lo acumulado en cuentas bancarias, es algo que merece la pena considerar y sobre todo evaluar de cara a entender el porque de todo el asunto.Esa es y será, -  es una promesa - una de nuestras principales prioridades, aclarar las zonas grises de toda la gestión municipal y, si es necesario, exigir las responsabilidades que se consideren pertinentes.Mientras tanto, salvo que seamos los vecinos quienes nos hagamos cargo del asunto, mucho nos tememos que seguiremos sin autobuses otros dos años más y quedará fehacientemente demostrado, una vez más, que la voluntad popular, las demandas vecinales, son para nuestros gestores, términos que no caben en su muy particular diccionario de gestión municipal.

 
Banner
Banner