PSOE YEBES

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Comunicados/cartas Derecho a discrepar

Derecho a discrepar

E-mail Imprimir PDF
Psoe Yebes

Es impresionante para lo poco que dan de si los concejales del PP en el Ayuntamiento de Yebes y la cantidad de material que pueden proporcionar en una simple sesión de Pleno municipal. Hoy es uno de esos momentos en los que las torpes e inadecuadas palabras de nuestros ediles precisamente sugieren materia para analizar. Tanto en los debates como en las declaraciones suscitadas en lo últimos tiempos hay algunas  cosas que nos  preocupan.

Nos preocupan las manifestaciones que, sin mucho sentido, expresa el Sr. teniente de Alcalde ante las discrepancias de la única oposición, electa, que tiene este Ayuntamiento. No es de recibo alegar, ante una discrepancia, que se está en contra del Ayuntamiento o de los vecinos. Entre otras cosas, porque cuestionar las actuaciones de los ediles que mandan, solicitar información y aclaraciones o exigir servicios para los ciudadanos es un deber; no sólo de la oposición sino de todos los que vivimos en este municipio.

Nos preocupa, enormemente, el clima social que por sus meteduras de pata se está creando y dividiendo a los habitantes de Yebes, ya que tratan de evidenciar que lo mejor, para no meternos en problemas es ser buenos y decir amén, a lo que sus señorías proponen, pues hacer lo contrario es ponernos el calificativo de malos. La historia muestra que a un pueblo se le hace bien, en ocasiones, cuando se dice sí y, en otras ocasiones, cuando se dice no. El tiempo, sumo hacedor, acaba aclarando la pertinencia de uno u otro monosílabo. Al  poder, a cualquier poder que se considere como tal, nunca le gustan los noes. En el caso de nuestros poderosos ediles es más que patente. Sólo un amplio debate social permitirá valorar cuando los noes están más fundados que los síes, o viceversa. A veces, visto con cierta perspectiva, se ve que el no se equivocaba, o viceversa. Pero lo que seamos en Yebes será producto del sí y del no. Una sociedad monolítica, uniforme, como ciertos telediarios, en manos de la derecha más rancia del país, nos aclaran en cada momento, tiene carencias democráticas serias. No son un ejemplo a imitar. Cuatro ojos ven más que dos, y la luz y los taquígrafos ayudan a las sociedades democráticas a tomar decisiones más fundadas. Por tanto, deliberemos como una sociedad democrática del siglo XXI, valoremos pros y contras, oigámonos…, que todas las opiniones ayudarán a acercarnos a la relativa veracidad.Tenemos claro que, al final, las instituciones, o mejor dicho sus componentes, deciden. Pero en una sociedad avanzada las instituciones deben dejar un espacio para que hablen sus ciudadanos, alienten la deliberación y la participación social. Este municipio se está jugando mucho y lo razonable es que por un momento valoren la situación y piensen, al menos un poco, sobre sus más que evidentes carencias. Será difícil, lo sabemos, porque nos da la impresión de que siguen sin ideas y probablemente todavía se están organizando.
Valoren el conjunto de factores que intervienen en el juego: sociales, económicos, culturales...y animen a que todos los ciudadanos hagan lo propio. Pero pedimos, de manera muy especial, al poder que ustedes representan, que alienten a la reflexión de esta sociedad en la que vivimos. No sobra, desde nuestro punto de vista, niguna opinión. ¡Hablemos!.

Reconocemos que esto que solicitamos, considerando sus capacidades, es complicado pues les falta un hervor democrático, ya que si no fuera así se lo pensarían dos veces antes de denigrar, como lo hacen, a una Institución como la del Defensor del Pueblo o a los derechos legítimos de los ciudadanos cuando solicitan tener voz y participar, no sólo para los fastos, en la vida municipal.
Tebgab ustedes en cuenta que muchas conductas del ser humano no son siempre acertadas y se deben afinar, perfeccionar y, como deberían en su caso hacer, corregir. Ya sabemos que pedirles perfección, a ustedes, es como pedir peras al olmo, pero al menos hagan un esfuerzo. Sinceramente creemos que les resultaría mucho más sencillo, y sería más honesto por su parte, reconocer sus errores en las diversas actuaciones, que "guerrear" acusando.
Entendemos lo difícil que es bajarse del poderoso pedestal que les ha asignado la historia, porque han nacido para llevar el timón de este Ayuntamiento y no pueden dejarlo en manos de intrusos que ni siquiera han nacido en el pueblo, pero estamos convencidos de que el día que, por cualquier motivo resbalen, la torta será impresionante.Por consiguiente, pedimos al Sr. Tte. Alcalde y por extensión al Sr. Alcalde que permitan discrepar, a cualquier ciudadano, pues tenemos entendido que la dictadura terminó hace más de treinta años y ya no es necesario exiliarse ni debemos tener miedo a que nos lleven al paredón, por discrepar.
En América Latina hay un refrán que habla de lo malo de las prisas, dice así: «Despaciedad y calmancia que la apurancia trae la confundición». Menos apurancia, pues, y más reflexión, información y debate sereno.
 
Banner
Banner